La fiesta de los caballos del vino


La fiesta de los Caballos del Vino es propia y exclusiva de la ciudad de Caravaca de la Cruz (Murcia). Se trata de una celebración única en el mundo que asombra e impresiona a todo el que la conoce.

Su origen está relacionado con la ceremonia del Bendición del vino y las flores por la Santísima y Vera Cruz de Caravaca. Las primeras referencias documentales aparecen en el siglo XVIII. Desde entonces, han ido evolucionando, hasta mostrarse en la actualidad como un triple concurso repleto de fuerza, belleza y emoción: el de caballo a pelo, donde se valora la figura y porte del animal; el de enjaezamiento, que premia la belleza y calidad de las piezas y su adecuación al caballo que lo porta; y el de carrera, donde destreza y velocidad se enfrentan al implacable veredicto del cronómetro.

El aspecto diferencial de los Caballos del Vino es su enjaezamiento, integrado por múltiples piezas bordadas con seda, pedrería y canutillo de oro y plata, elaboradas a medida para cada caballo, que se renuevan cada año, y cuyo mérito será, además de su propia belleza y complejidad, que luzcan perfectas en el animal.

La fiesta comienza el 1 de mayo con el concurso de caballo a pelo. Las peñas, con sus correspondientes caballos, recorren las calles de la ciudad, concluyendo en la Plaza del Hoyo, donde se premia la morfología del equino en estado puro.

Dia1 Caballos a pelo
Foto cedida por José Fernando

El 2 de mayo es el día grande de la Fiesta de los Caballos del Vino. La actividad comienza en plena madrugada con el ritual de “vestir al caballo”, situación emocionante e intimista, donde cada movimiento contribuye a completar el ajuste exacto de cada una de las piezas. Tras varios pasacalles y desfiles, a mediodía, en la subida al castillo, tiene lugar la legendaria carrera de los Caballos del Vino. Se trata de una prueba cronometrada, que el caballo realiza acompañado por cuatro mozos que corren a su lado, agarrados a él, dos delante y dos detrás, produciéndose la eliminación si alguno de ellos se suelta antes de cruzar la meta. Son 80 metros de pronunciada pendiente que, los más veloces, cubren en apenas 8 segundos. Momento cumbre del festejo y un excepcional ejercicio de complementación y maestría el que derrocha este espectáculo insólito, repleto de pasión, emoción y fuerza.

Dia2 carrera de los caballos del vino
Foto cedida por José Fernando

La participación de los más pequeños tiene lugar en la mañana del 3 de mayo, con su correspondiente pasacalles y carrera, que constituye uno de los momentos más emotivos y simpáticos de esta singular fiesta.

 

 CANDIDATURA UNESCO

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Tradición centenaria, transmitida de generación en generación, los Caballos del Vino han sobrepasado el puro acto festivo para convertirse en una de las señas de identidad mas importantes de la ciudad de Caravaca de la Cruz, legado histórico y antropológico único, sentimiento de identidad y continuidad y elemento unificador de la sociedad caravaqueña, constituyendo además uno de los espectáculos más brillantes, estética y emocionalmente, de cuantos conforman el riquísimo repertorio festivo español.

Te ha gustado el artículo
Regístrate y estate al tanto de las novedades de esta web y de todos sus artículos de interés. Tranquilos, sólo tendréis un correo cada dos meses como mucho 😉
Print Friendly
nuestramurcia

nuestramurcia

Web que ha nacido con la intención de promocionar los municipios de la Región de Murcia junto con sus gentes, eventos y empresas en internet y en las redes sociales. Gestionada por Manuel Piñera San Martín
nuestramurcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *